viernes, 15 de junio de 2007

FÉLIX FOR EVER: por Jesús Hermida

La última vez que le ví, creo, fue en una pequeña sala de montaje, orillada toda por estanterías matálicas y latas de películas, uno de nuestros decorados profesionales por aquellos tiempos de televisión aún de celuloide, moviolas y telecine.


Yo había casi recién vuelto de New York y -perdonen si lo digo pero si lo digo eso es por Félix y no por mí- empezó a ser, o lo era ya esa cosa insustancial y vacua que algunos, con retintín supongo, definen como una vaca sagrada de la televisión. Pero yo, aquel día, miraba a Félix como quien mira a un gigante, un primero entre los primeros, una estrella inalcanzable, un lúcido cometa, un genio natural de la comunicación. Y, como al poeta "El Piyayo", a mí Félix me causaba un respeto imponente.

Seguramente se lo dije, no lo sé. Pero si no se lo dije, entonces, se lo digo ahora.

Creo que la última vez que le vi le pregunté sobre si los animales iban al cielo y Félix me dijo que sí porque, si no, él no querría ir al cielo, él tampoco. Por allí andarán todos ellos juntos. La última vez que le ví nos despedimos a la americana. Yo le dije: " Félix Forever ", Félix por y para siempre. Recuerdo que sonrió.


* Jesús Hermida, presentador de Televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario